autoconsumo fotovoltaico

Está en boca de todos: el autoconsumo fotovoltaico se está posicionando como una de las soluciones más extendidas para dar el cambio hacia las energías renovables. Pero, ¿en qué consiste este tipo de instalación?

En el post de hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre autoconsumo y sus variantes. Ya sabéis, ”apellidos” que suelen acompañar a esta palabra: autoconsumo instantáneo, autoconsumo con compensación de excedentes… ¡Allá vamos!

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

Empecemos por la base. El autoconsumo fotovoltaico es el consumo de energía eléctrica -por parte de uno o varios consumidores- generada en una instalación de energía solar fotovoltaica mediante placas solares. Esta instalación estará siempre en una zona próxima al consumo o asociada al mismo.

Estas instalaciones se componen de:

  • Placas solares, encargadas de generar la energía fotovoltaica.
  • Inversores, que transforman esa energía fotovoltaica en energía eléctrica.
  • Baterías. Son opcionales, sirven para almacenar los excedentes de la energía generadas por las placas solares.

Cuentan con el apoyo de la red eléctrica para suministrar energía cuando las placas solares no estén produciendo, durante las horas nocturnas. (Si lo que quieres es desconectar de la red, te invitamos a conocer el Sistema AOSS).

autoconsumo fotovoltaico
Esquema de una instalación de autoconsumo

Individual o colectivo

Dentro de este tipo de instalaciones, encontramos varias clasificaciones.

En relación a los consumidores de la energía producida por la instalación, podemos diferenciar entre autoconsumo individual o colectivo.

A grandes rasgos, y sin entrar mucho en el tema, el autoconsumo individual son las instalaciones ”de toda la vida”, en las que una sola vivienda produce electricidad y consume esa electricidad. En el caso del autoconsumo colectivo, varios propietarios comparten la energía producida por una instalación, abasteciendo así edificios, urbanizaciones residenciales, etc. Quedaros con este nombre, porque va a dar mucho de qué hablar en los próximos meses y años.

Clasificación según excedentes

Una instalación puede generar más energía de la que será consumida. Llamamos excedentes (o energía excedentaria) a la diferencia entre la energía producida por las placas solares y el consumo cuando no se consume toda la energía producida.

Dependiendo de este factor, podemos hacer la siguiente clasificación:

Autoconsumo fotovoltaico sin excedentes

En este tipo de autoconsumo no se pueden generar excedentes, es decir: no es posible generar más energía de la que se puede consumir.

¿Cómo se consigue? A través de un dispositivo que regula la producción desde las placas solares para adecuarla al consumo de la vivienda. Este dispositivo tiene que estar homologado, instalado por un profesional y cumplir con la legislación vigente para poder legalizar la instalación.

Autoconsumo fotovoltaico con excedentes

Al contrario del anterior, en estas instalaciones se puede producir más energía eléctrica de la que se consume.

Cuando la energía eléctrica generada es mayor al consumo, el excedente se vierte a la red eléctrica. Los excedentes vertidos se contabilizan mediante un contador bidireccional inteligente instalado por la compañía distribuidora.

Pero hay más. Según lo que pase con los excedentes, dentro de esta variante encontramos dos subtipos:

  • Con compensación de excedentes. A final de mes, en la factura de la luz se compensará el coste de la energía excedentaria vertida a la red. El precio de esta energía habrá sido acordado previamente con la comercializadora. Por supuesto, a esta energía se le aplican los peajes e impuestos que procedan. Pero el resultado no podrá ser negativo. Dicho de otro modo, los excedentes vertidos a la red siempre supondrán un ahorro extra en la factura de la luz.
  • Sin compensación de excedentes. Se da en instalaciones de potencia superior a 100kW, en las que los excedentes son vertidos a la red pero no se compensan, sino que se venden.
Tipos de autoconsumo (guía de autoconsumo del IDAE)

Todo esto y mucho más

El autoconsumo fotovoltaico tiene multitud de variantes y características (por ejemplo, ¡también existe el autoconsumo con baterías!), pero aquí están las bases para entrar en materia.

Si te ha picado el gusanillo y quieres saber más sobre este tema, te aconsejamos consultar estos documentos, con los que podrás considerarte un verdadero experto en autoconsumo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *