Autoconsumo

Servicio residencial y colectivo

Energía limpia y renovable disponible para todo tipo de viviendas mediante la transformación de la radiación solar en electricidad de uso doméstico. Los paneles solares fotovoltaicos permiten la autogeneración de energía eléctrica bajo los protocolos más estrictos de la sostenibilidad y una sólida política de ahorro.

En CRES ponemos al alcance de todo tipo de viviendas una oferta de paneles solares fotovoltaicos con los que el auto suministro energético constituirá un ahorro sustancial en la factura de la luz y una apuesta firme por el uso de energías renovables.

Nuestros productos permiten una mejorada producción eléctrica, con una vida útil considerablemente larga y la máxima fiabilidad. La excelencia en el sector de los paneles solares fotovoltaicos al servicio de la infraestructura doméstica.

VIVIENDA (Residencial o colectiva)

A

La instalación de un equipo de paneles solares fotovoltaicos permite disfrutar de un sistema perfecto para viviendas con un consumo eléctrico concentrado durante las horas de radiación solar.

El aprovechamiento de las horas de sol para la mayor actividad de una vivienda es la base de un autoconsumo instantáneo que abastece el consumo eléctrico necesario de una vivienda, sustituyendo de forma eficiente y económica la energía de la red.

Para los supuestos de mayor consumo que el derivado del auto suministro, el sistema permite la compatibilidad con la obtención diferencial de forma automática de la red eléctrica.

La instalación está dotada de un inversor para la transformación directa de corriente eléctrica desde los paneles solares fotovoltaicos en electricidad eficiente para la vivienda. Además, va equipada con un sistema de protección eléctrica y un contador bidireccional de acuerdo con los parámetros previstos en la normativa vigente.

Autoconsumo con acumulación y compensación de excedentes.

B

Esta modalidad en autoconsumo eléctrico es un mecanismo de autoabastecimiento con baterías que combina de forma eficiente la energía solar generada por los paneles solares fotovoltaicos con el apoyo externo de la red. En este caso, la red de suministro tradicional solo se utiliza como fuente de apoyo en aquellos periodos en que la radiación solar es insuficiente para satisfacer la demanda energética de la vivienda.

Este sistema garantiza el suministro eléctrico en la vivienda, tanto mediante la priorización de la obtención energética a través de la instalación fotovoltaica como a través de la red de suministro eléctrico de la distribuidora.

La instalación se caracterizada por realizarse utilizando la tecnología más avanzada y eficiente para sacar el mayor rendimiento a los mejores paneles solares fotovoltaicos del mercado.

El autoconsumo con acumulación permite dar cobertura a las franjas horarios de consumo más caro al utilizar la energía acumulada en el sistema, permitiendo únicamente los consumos de la red a partir de la activación del horario valle, el más económico de los tres nuevos modelos de consumo eléctrico del suministro tradicional.

La instalación de una estructura de paneles solares fotovoltaicos está dotada de los mejores elementos para su optimización:

  • Sistema inversor híbrido de transformación de energía y gestión de la acumulación.
  • Software de programación y monitorización online.
  • Sistema de protección eléctrica.

Nuestro equipo técnico realiza la instalación de una variada y competitiva oferta de paneles solares fotovoltaicos en cualquier punto del país, de forma totalmente personalizada, con todas las garantías de calidad y la experiencia de una de las empresas de mayor referencia en el sector.

Realizar una instalación fotovoltaica CRES engloba, el diseño de un proyecto adaptado a sus necesidades, la instalación, servicio de mantenimiento y reparación, las tramitaciones necesarias con la administración y comercializadora eléctrica y asesoramiento fiscal. Usted dispondrá de la autogestión energética del hogar basada en energía 100% limpia y renovable con el respaldo de un gran equipo técnico con más de 22 años dedicándose exclusivamente a la energía solar.

Instalación de autoconsumo aislada de la red eléctrica.

C

Una instalación fotovoltaica aislada, es un sistema de autosuficiencia eléctrica permanente, que utiliza como fuente de energía la radiación solar, permitiendo a cualquier vivienda la desconexión total o parcial del suministro eléctrico tradicional y dejar de abonar recibos a las compañías comercializadoras o en aquellos lugares en los que no se dispone de red eléctrica.

El equipo de ingeniería de CRES configura a medida el diseño final de la instalación solar para cada usuario, desarrollando una estructura adecuada para los hábitos de consumo, electrodomésticos, alumbrado y todo tipo de elementos eléctricos de la vivienda bajo los más estrictos parámetros de ahorro energético y económico del hogar.

La instalación de paneles solares fotovoltaicos para vivienda está dotada de elementos de la máxima calidad y eficiencia:

  • Sistema de baterías de última tecnología.
  • Paneles solares fotovoltaicos eficientes.
  • Inversores de transformación directa de radiación en energía solar útil.
  • Gestión incorporada eficiente de consumo y optimización de baterías.
  • Generador eléctrico auxiliar.
  • Sistema de protección eléctrica.
  • Control del funcionamiento de todo el sistema por internet.

La calidad y la gestión integral de nuestra empresa incluye un sistema de programación y monitorización de la instalación de forma online para que nuestros técnicos puedan optimizar en tiempo real las prestaciones del equipo.

En el supuesto de que la vivienda necesite un mayor consumo que el derivado de las placas solares o la climatología no permita obtener el suministro eléctrico necesario de la irradiación solar, la propia infraestructura extrae parte de la energía acumulada para contemplar la demanda necesaria en ese momento.

De agotarse esta energía acumulada, el sistema de abastecimiento de emergencia programado se activa, consumiendo la cantidad energética estrictamente necesaria de la red eléctrica para la demanda de suministro de ese momento puntual y acumulando el exceso para las necesidades de la siguiente franja horaria.

Autoconsumo compartido.

D

¿Qué es el autoconsumo compartido?

Consiste en la generación de energía mediante una instalación fotovoltaica que se comparte y auto consume por más de un usuario. Puede pertenecer a cualquiera de las modalidades que recoge el Real Decreto 244/2019:

– Autoconsumo compartido sin excedentes: no están conectadas a la red general, por lo que no genera ningún excedente gracias al sistema de anti vertido.

Autoconsumo compartido con excedentes no acogida a compensación, que permite que los excedentes se vendan en el mercado eléctrico. Para poder realizar esta venta es necesario que los titulares firmen un acuerdo de representación con alguna comercializadora o se den de alta como productor en el Registro Administrativo de las Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica (RAIPRE).

– Autoconsumo compartido con excedentes acogido a compensación simplificada, es decir, se recibe un descuento en la factura de la luz al final de cada periodo.

Autoconsumo compartido en España

Un hecho significativo e importante a la hora de valorar la importancia del autoconsumo compartido en España es que el 66,5% de la población de nuestro país habita en bloques de pisos, lo que hace que sea el país europeo con el porcentaje más alto en este sentido. Dicha circunstancia, da aún más importancia a las instalaciones compartidas en el sector de la energía solar fotovoltaica.

En nuestro país han estado vetadas este tipo de instalaciones por culpa de la ley dictada en el año 2015, la que se conoce como ‘impuesto al sol’. Hoy en día, y gracias a la existencia de la nueva legislación, se vaticina por los expertos un alto repunte de la cantidad de instalaciones de energía solar fotovoltaica en nuestro país.

– Los intervinientes deben estar conectados al mismo centro de transformación y la distribución de la energía debe ser de Baja Tensión.

– La distancia que debe haber entre la instalación y los intervinientes debe ser como máximo de 500 metros.

– La instalación y los participantes deben estar registrados en el mismo catastro.

En primer lugar, puede instalarse autoconsumo compartido en viviendas o empresas y existen tres tipos:

– Instalación básica: la energía generada sirve para cubrir los gastos comunes: el ascensor, la puerta de garaje, la luz de la escalera…

– Instalación integral: Los vecinos que componen la totalidad de la comunidad son los beneficiarios de la instalación, tanto para el consumo de electricidad en sus viviendas como para el de las zonas comunes.

– Instalación flexible: cada propietario decide si quiere utilizar la instalación de autoconsumo en el momento de la instalación o en el futuro.

De cualquier forma, el autoconsumo colectivo es posible si el 75% de la comunidad está de acuerdo en llevar a cabo la instalación y se firme un acuerdo de reparto de cómo será la distribución.

En segundo lugar, el autoconsumo compartido en parques empresariales. Para ello será necesario cumplir los requisitos y firmar un acuerdo para fijar los coeficientes de reparto.

Por último, autoconsumo compartido en zonas residenciales. Dos casas unifamiliares, a menos de 500 metros, pueden producir y compartir energía cumpliendo los requisitos.

– Desembolso inicial reducido. Al tener varios participantes no es necesario duplicar algunos dispositivos como el inversor solar. Se aprovechan las economías de escala al compartir la instalación solar, es decir, se produce más energía a menor coste.

– Amortización corta: si una instalación tiene una amortización media de 6 años, el autoconsumo compartido puede amortizarse en 3-4 años.

– Más superficie disponible por lo que se podrá escoger mejor la ubicación para optimizar la producción fotovoltaica.