¿Energía solar térmica o fotovoltaica? Cómo elegir las mejores placas solares para tu hogar

Desde el controvertido “impuesto al sol”, la energía solar ha venido dando mucho que hablar. Independientemente de la evidente ventaja que constituye el aprovechamiento de un recurso natural “inagotable” y la clara tendencia a los modelos de vida sostenibles, el tema de la energía solar genera muchas dudas entre la población en general.

Hoy trataremos de poner un poco de luz (del sol, claro) sobre las diferentes formas de aprovechamiento de la energía solar en la vivienda y las particularidades de cada una.

A priori debemos tener en cuenta que no podemos meter en el mismo saco todo lo que tenga que ver con energía solar. Los matices son importantes.

Prueba de ello es que, aunque ambas aprovechan la energía del sol, los parecidos entre una placa fotovoltaica y una placa solar térmica son nulos. Tanto en lo que respecta al modo de aprovechamiento como en lo tocante a los resultados, las diferencias son sustanciales.

Energía Solar Térmica vs Energía Solar Fotovoltaica

Seguramente habrás escuchado hablar de energía solar en múltiples ocasiones. Incluso es probable que términos como energía solar térmica o energía solar fotovoltaica no te resulten del todo desconocidos. Pero, ¿conoces la diferencia entre ambos?

Energía solar

La energía solar es una de las denominadas “energías renovables”, también conocidas como “energías limpias”, que se obtiene a partir del aprovechamiento de la radiación electromagnética emanada por el sol.

Para recepcionar correctamente esa energía es necesario utilizar captadores solares, como por ejemplo las células fotovoltaicas, los colectores térmicos o los helióstatos, que transforman esa materia prima en energía eléctrica o térmica.

Es, a todas luces, la energía más completa de que disponemos y podemos aprovecharla mediante la instalación de dos tipos de placas: las placas solares térmicas y las placas solares fotovoltaicas.

Placas solares térmicas

También se las conoce como “energía termosolar”. Tal y como adelantábamos, las placas solares térmicas producen ACS (agua caliente sanitaria), y lo hacen de dos maneras:

  • Por termofusión. A través de un captador plano; el sistema más común, que contiene tubos bajo vidrio dentro del panel.
  • Por circulación forzada. El captador de tubos de vacío; que constituye una tecnología superior y están especialmente diseñados para evitar la fuga de calor.

Ambos modelos de funcionamiento contienen un líquido que se calienta durante su exposición al sol y transfiere ese calor al agua de la vivienda. La diferencia radica en que para la circulación forzada es necesaria una bomba que procederá a bombear el agua hasta el circuito.

¿Son útiles en los días más fríos? La respuesta es sí. La temperatura alcanzada por el líquido es muy superior a la ambiental, lo que permite disponer de agua caliente incluso en los días más fríos. Eso sí, debe concurrir el requisito imprescindible de que haya radiación solar.

Placas solares fotovoltaicas

La energía solar fotovoltaica produce electricidad de origen renovable apta para la alimentación de todo tipo de aparatos electrónicos. Con respecto a las placas solares térmicas, este modelo es un avance tecnológico superior que aún está en proceso de mejora de su eficacia y rendimiento. 

Los paneles fotovoltaicos pueden sintetizarse en 3 modelos dependiendo de su eficiencia y coste:

Monocristalinos

Son los más eficientes y caros. Están configurados con un único cristal de crecimiento controlado cuya superficie va por la misma dirección.

Policristalinos

Resultan menos eficientes que los anteriores ya que la superficie tiene todas las direcciones y no se realiza un control de crecimiento del cristal.

De capa fina

Los más tradicionales. Su eficacia es 4 veces inferior a los monocristalinos y están fabricados de silicio amorfo de teluro de cadmio, de cobre o de células fotovoltaicas.

Diferencias entre Paneles Térmicos y Paneles Fotovoltaicos

Para poder analizar mejor las diferencias sustanciales entre ambos modelos de aprovechamiento de energía solar es mejor comparar sus potenciales:

La tecnología de los paneles fotovoltaicos es más avanzada que su homónimo térmico. Esto es así porque los paneles térmicos captan energía térmica, mientras que los paneles fotovoltaicos captan energía solar.

Mientras que los paneles térmicos producen agua caliente sanitaria exclusivamente, la opción fotovoltaica produce electricidad que puede también utilizarse para calentar el agua.

A diferencia de la opción térmica, cuya duración ronda los 10 años aproximadamente, la vida útil de la opción fotovoltaica es de 20 años aproximadamente.

Sin embargo, en cuanto a eficiencia, los paneles solares térmicos alcanzan la nada desdeñable cifra de un 90% variable en función de la climatología y el tipo de instalación frente a un 10-15% de eficiencia de los paneles solares fotovoltaicos, que también son dependientes de la meteorología y el modelo de instalación.

En CRES estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas sobre las diferencias entre energía solar térmica o energía solar fotovoltaica y asesorarte sobre la instalación de este tipo de sistemas de aprovechamiento de los recursos naturales para tu hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *