Autoconsumo

Este sistema es perfecto para aquellos usuarios que concentran sus consumos energéticos en las horas de radiación solar.

Durante las horas de sol, la instalación de autoconsumo instantáneo abastece los consumos eléctricos permanentes de nuestra vivienda e industria, sustituyendo la energía de la red. En caso de que el consumo sea mayor que la producción energética, se abastece automáticamente de la red eléctrica, sin ningún tipo de incompatibilidad.

La instalación se caracteriza por tener la tecnología más avanzada y eficiente y los paneles fotovoltaicos con mayor rendimiento. Va dotada de un inversor que transforma directamente la corriente eléctrica de los paneles fotovoltaicos en electricidad útil para nuestra vivienda. Además, va equipada de un sistema de protección eléctrica y un contador bidireccional de acuerdo a lo previsto en la normativa vigente.

Para pequeñas instalaciones utilizamos un sistema de inyección cero que abarata su coste y simplifica su tramitación. En grandes instalaciones se inyectan a la red eléctrica la electricidad excedentaria, que se factura a precio de mercado.

Riego solar

La gestión de agua para riego es una de las actividades asociadas a la agricultura que consumen mayor cantidad de energía. Las modalidades más usuales de consumo energético asociadas a la agricultura son el bombeo para elevación de caudales y la impulsión de agua para riego a presión constante.

El bombeo solar Fotovoltaico es un sistema que funciona de forma autónoma, que proporciona un suministro de agua utilizando como única fuente de energía, la energía solar.

Junto a ello la gran simplicidad de la tecnología que se utiliza combina la irradiación solar instantánea con producción eléctrica y funcionamiento de la bomba, sin que haya límites para el diseño de sistemas de extracción o impulsión a gran profundidad o a la presión que se requiera. Se diseñan a medida para cada necesidad tanto para elevación de caudales a balsa, como para extracción y riego a presión constante pudiendo adaptarse a los sistemas ya existentes.

Cada vez son más los usuarios que se interesan por esta tecnología porque, a pesar de necesitar una inversión inicial, no está sujeta a las continuas subidas de la electricidad o de los combustibles fósiles y su coste económico es inferior al coste de la energía suministrada por la red, elimina los costes fijos asociados con el sistema eléctrico y utiliza energía limpia y renovable.